Reflexiones de buenos deseos para ti.  Ser obediente. Me porte mal con Dios y mis padres, Pequé otra vez. Me volví a equivocar Divorcio, separación. Postales de motivación
Dios perdona y restaura, Él te da una nueva oportunidad.

Tal vez has escuchado la historia de Jonás o la canción:” Jonás no le hizo caso a la Palabra de Dios, por eso al mar profundo la gente lo tiró. Y vino un pez muy grande y Suas! se lo tragó…”



Jonás  era una persona como tú y yo, con la diferencia que él era un profeta y Dios le había dicho que fuera a la ciudad de Nínive a decirles que se arrepintieran de sus cosas malas delante de Dios porque si no lo hacían serían destruidos en 40 días.  Jonás no hizo caso y más bien tomó un barco a Tarsis y allí se lo tragó el pez sin provocarle daño. 

La obediencia trae bendición y la desobediencia trae consecuencias.  Jonás con su actitud rebelde casi hace que mueran muchas personas en el barco, porque hubo una tempestad  que amenazaba con voltearlo, y perdieron alimentos y cosas aligerando carga para no morir.  Finalmente tiraron la carga de la causa del problema, a Jonás.  Cuando somos desobedientes no solo nosotros sufrimos las consecuencias, sino también nuestra familia o trabajo. 

Estar 3 días dentro de un pez no debe ser nada maravilloso, baba por todos lados, humedad, hambre, miedo a morir, mareos, ser lanzado de un lado a otro al moverse el pez, etc.  Cuando no obedecemos lo que Dios quiere en su Palabra podemos sentir miedo, iremos de un problema a otro sin solución, las condiciones que sufriremos serán difíciles, pero Dios no nos quiere hacer morir sino enseñarnos a vivir.
Después de 3 días y de Jonás arrepentirse en oración, el pez lo escupió cerca de la playa y Jonás ahora sí, luego de darse un buen baño, salió a Nínive a hacer lo que le fue encomendado.  La Biblia dice que si permanecemos cumpliendo la Palabra de Dios, pediremos todo lo que queramos y será hecho.  Tal vez has hecho peticiones y no han sido contestadas, Dios a veces dice: “No”, pero a veces la respuesta es que no has sido obediente en seguir a Dios en intimidad y en una vida íntegra y limpia. 

Si Jonás tuvo una segunda oportunidad de vivir y cumplir el propósito de Dios, tú también la tienes, no importa lo que hayas hecho ni por cuánto tiempo.  Pídele perdón a Dios y dile que quieres comenzar de nuevo. La Biblia dice que sus misericordias son nuevas cada mañana.  El fin de la historia de Jonás fue que Dios perdonó a la gente de esa ciudad porque se arrepintieron, y no los destruyó.  Y Jonás se enojó por eso, ¿Puedes creerlo? jaja, bueno, eso será tema para otra publicación.  
  
Por Mery Bracho


Reflexiones de buenos deseos para ti. Hoy tienes una segunda oportunidad,  Dios te perdona y te restaura. Ser obediente. Me porte mal con Dios y mis padres, me perdonará Dios. Pequé otra vez. Me volví a equivocar de pareja. Divorcio, separación. Postales de motivación.
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.