Tal como soy me ama Reflexiones y pensamientos para ti. Meditaciones cortas. Ilustración, anécdota del amor. Jesús me ama y me acepta tal como soy. Soy aceptado por Jesús.
Tal como soy me ama
 Un niño que era huérfano vivía con su abuela. Un día estando en el piso de arriba de su casa, comenzó un incendio, la abuela murió y el niño quedó atrapado en el segundo piso. Las personas afuera veían que el niño pedía ayuda pero no era posible subir por las escaleras. 


Un hombre subió por un tubo exterior pero el tubo estaba caliente y le quemó las manos.  Llegó arriba, rescató al niño quien se abrazó a su cuello, y bajaron por el tubo. 
Días más tarde se hizo una reunión en el ayuntamiento  para ver quien quería quedarse con el niño. Una persona dijo que ella tenía una granja y era un buen lugar para el niño. Otro dijo que le daría una buena educación porque tenía muchos libros, otros hablaron incluyendo un rico que le ofreció además de lo que ya habían dicho, viajes y riquezas.


Una última persona se paró en la sala, vino al frente, con sus manos en sus bolsillos, se notaba adolorido cuando las sacó y  aún estaban heridas. Era el hombre que le había salvado la vida al niño. El niño lo vio y una vez más corrió y se aferró a su cuello. Ese hombre obtuvo la custodia del niño. Lo salvó una vez de la muerte y ahora le daba la oportunidad de  vivir bien. 


Hay un Salvador que tiene cicatrices en sus manos porque fue traspasado por clavos porque murió y resucitó por nosotros, por ti y por mí. Hizo un sacrificio por amor. Aférrate a Él, en este mundo inseguro, es tu confianza, tu protección. Podemos ser vencedores por medio de Jesús me ama tal como soy y me acepta, a ti también te ama y te acepta.   Por Mery Bracho


Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.