Dios, me cuesta tanto hablar contigo


En la comunicación cada persona busca la manera de hacerse entender y se usa un lenguaje que puede hasta resultar en clave.  Mi hija de 11 años cuando estoy distraída y ella me está diciendo algo a lo que no le estoy prestando atención me hace volver la mirada a ella diciéndome: “Aló, Aló, llamando a tierra a mi madre”. 

Pienso que Dios llama nuestra atención de diferentes maneras: “Aló, Aló, llamando a tierra a mi hijo_____ o  Aló, Aló, llamando a tierra a mi hija_______.  Dios puede usar un mensaje en el facebook de alguien que te anime a buscarle, o el escuchar una canción, o sus palabras contenidas en la Biblia, o en un mensaje, o permitiendo pruebas y problemas para fortalecer tu fe. ¿De qué manera te ha estado llamando Dios para que prestes atención a su voz?


 Si estás tan lejos de Él, te escuchará pero tú quizás no querrás escucharlo, no lo escucharás porque no quieres que participe contigo en eso que haces, porque te avergüenzas, o porque simplemente, no hay cobertura, no hay señal ya que has cortado la comunicación con él.

¿Le responderás como en ocasiones me dice mi hija cuando no quiere hablar de un tema específico:”En este momento no puedo atenderle, deje su mensaje después del tono, piiiiiiiiiiiiii, o le dirás: “ Dime Dios, ¿Cómo estás?... ¿Qué me quieres enseñar hoy? La comunión íntima de Dios es con los que le buscan.  Por  Mery Bracho

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.