Escuchar y ver son regalos de Dios. Reflexiones cortas cristianas, ser escuchado es una necesidad, escuchar a los demás.  Prestar atención cuando me hablan. Escuchar, oír a otro. Comprender. Tarjetas, imágenes de reflexiones.
Los oídos para oír y los ojos para ver; ambos son regalos del Señor. Qué regalos tan maravillosos, y parece redundante, los oídos para oír, lógico, ¿verdad?. 



Podemos darles buen uso a esos 2 oídos, hay mucha necesidad de ser escuchado, en ocasiones ni hace falta abrir la boca, solo escuchar, comprender, tener empatía, y se abrirán más corazones ante ti.  

¿Sabes que la gente paga para que les escuchen? Van a un psicólogo y él les pide que hablen, tal vez el 95 % de la consulta será el paciente hablando y solo un 5 % serán los consejos del psicólogo.  Los oídos para oír. Lo mejor es usar el otro regalo de Dios junto con el oír, los ojos, mirar a la persona que habla. 

Si quiere decir algo que sea: “Cuéntame más” y no dar respuestas apresuradas. También puede dar aliento al decir: “Siento mucho cómo te ha dolido”, “Veo que ha sido difícil esa situación”.

¿Por qué Salomón, el hombre más sabio que ha existido, escritor de Proverbios, dijo los oídos para oír? Será que necesitamos que alguien nos recuerde eso, nos haga entender que podemos ser de bendición para alguien escuchando atentamente, sin mirar el celular, o la tele, o el periódico, escuchando con disposición y dando importancia a lo que se dice. Disfruta de tus 4 regalos, los ojos y los oídos. Hoy puedes disponer tus oídos para escuchar y entender. Por Mery Bracho.

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.