Levante su vuelo y manténgase en las alturas.

Viajar por avión es una bendición. Andar en las alturas es aún mejor.

Cuando mis sobrinos y mis hijas estaban pequeños  de entre 3 y 5 años, ellos pensaban que su abuelo vivía dentro de un avión porque cuando venía de visita él siempre venía por avión y los pequeños nunca habían visto un avión por dentro, así que cuando veían un avión en el cielo decían: ¡Allá va mi abuelo! y hasta saludaban. 




Lo que me gusta de todo esto es que para la imaginación de estos niños era genial estar siempre en las alturas. Y lo es!!!  Pero para estar en las alturas hay que paradójicamente poner los pies firmes en tierra, quiero decir, firmes en la Roca, Jesús, nuestra fuente de vida y bendición. 

Con Él podemos llegar alto, muy alto, y saber que nos sostendrá, como dice en la Biblia, levantaremos alas como las águilas, correremos y no nos cansaremos, caminaremos y no nos fatigaremos porque esperamos en Dios, nuestra esperanza está en el impulsador de sueños, de metas, de objetivos, de negocios, de victorias en la vida espiritual y hasta en la material.  Vivamos en las alturas teniendo esa intimidad necesaria con el Dios de los cielos.   
¿Cuando abordarás tu próximo vuelo a las alturas? ¿o ya estás allí?.

Por Mery Bracho


Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.