Cómo podemos amar a los demás. Quien es mi projimo, ama a tu prójimo.  Imágenes, postales tarjetas para compartir facebook, meditaciones cristianas, estudio de la Bíblia, como amo a este hombre, a esta mujer.
Cómo podemos amar a los demás.
 Amar a los demás es hacer algo por ellos.  Ama a los demás como te amas a tí mismo. Éste fue el mensaje que Jesús quiso enseñar a una persona que le preguntó quién era su prójimo.  Jesús le contó de un hombre judío que iba caminando de una ciudad a otra, llegaron unos ladrones, lo golpearon y le quitaron lo que tenía, dejándolo casi medio muerto. 

Pasaron dos personas religiosas, un sacerdote y un ayudante del templo, lo vieron, en lugar de acercarse se alejaron y lo ignoraron.  Pasó luego un samaritano, era de una ciudad llamada Samaria, los habitantes de allí eran enemigos de los judíos, y el herido era judío.  Este samaritano se detuvo, lo curó, lo llevó en su burro a una posada, pagó por el cuidado del desconocido y prometió volver a ver cómo seguía.  Jesús dijo que ese era un prójimo.

No es amor saber que alguien está en dolor y no ayudarlo.
No es amor ir a un templo a hacer actos religiosos para adorar a nuestro máximo demostrador de amor, Dios, sin tener la sensibilidad de ayudar a los necesitados.
No es amor tener la posibilidad y los recursos para ayudar a un desvalido y no hacerlo.
 ¿Cómo podemos amar a los demás?
Podemos amar a los demás acercándonos a ellos.
El samaritano, no solo vio al hombre en su dolor, sino que se acercó.  Cuando nos acercamos a las personas corremos el riesgo de ser heridos por sus actitudes o forma de ser, o por algún desaire que nos hagan.  O es posible que sintamos gran satisfacción al hacerlo y nos lo agradezcan. Si no nos acercamos no podremos ser usados por Dios.

Podemos amar a los demás curando las heridas.
El samaritano curó las heridas, no solo es estar cerca, hay personas que necesitan que aliviemos su dolor, que oremos por ellos, les apoyemos, cuidemos en algún momento de un familiar enfermo, hagamos un trámite por ellos, les demos algo de comida, ropa, dinero para salir de un apuro, escuchar sus problemas, dar palabras de aliento, servirles, aliviar sus cargas o dolor.

Podemos amar a los demás ajustando o flexibilizando los planes para ayudarles en el camino.
El hombre desconocido cambió sus planes para ayudar al herido.  Le costó no solo tiempo sino dinero.  En nuestra rutina de estrés no nos gusta que nadie nos cambie los planes, pero debemos incluir en nuestros planes el ayudar a los demás, el compartir, y tendremos un tiempo más productivo.


Es interesante que Jesús, el hijo de Dios, tomó como ejemplo de amar al prójimo a un desconocido, despreciado enemigo, herido, indefenso y necesitado. Y nos dice que amemos una persona así tal como nos amamos a nosotros mismos.  Jesús puso un caso extremo para que veas que no hay límites para el amor. Por Mery Bracho

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.