La honradez no se vende a ningún precio. Ser honrado, reflexiones cortas para amiga, amigo, facebook, honradez. Tarjetas con frases, imágenes con frases y postales cristianas,
La honradez no se vende a ningún precio.
¿Qué harías si te encontraras en la calle una mochila con $42000? Esto fue lo que le sucedió a un indigente en Boston.
Glen James llevó la mochila con todo el dinero a la policía luego de haberla encontrado.  Esto es un acto de integridad y honradez.  Tal vez tú no te consigas una mochila con muchos dólares pero tienes la oportunidad de hacer lo correcto cuando te dan un cambio de más en el supermercado, o cuando te pasan un artículo y no lo cobraron, lo devuelves y pides que te lo cobren. 

Somos luz, y una luz no se pone debajo de una caja, se pone en alto para que alumbre en la oscuridad de este mundo, esa oscuridad representa el egoísmo, la falta de integridad, el robo, la corrupción, la alienación de “porque todos lo hacen debe ser que está bien”. 

Que nuestra luz sea visible con nuestras buenas acciones de tal manera que los demás quieran tenernos cerca porque iluminamos sus vidas reflejando el amor de Dios, no permitamos faltas que hagan que nuestra luz pierda su brillo y su verdadera función.

Dios bendice nuestras vidas cuando hacemos lo que es debido, si lees la historia del indigente de Boston verás que fue honrado públicamente por la policía en un acto en su honor y alguien inició una recaudación de dinero para él, por su acto loable, y al momento de publicar el artículo llevaba en donaciones $66000, mucho más de lo que él se había encontrado. 

La persona honrada lo será en las pequeñas y grandes acciones. La honradez no se vende a ningún precio. Por Mery Bracho. 

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.