Desechemos lo malo, demos lugar a lo bueno.

Desechemos lo malo, demos lugar a lo bueno.


Hay una temporada para todo  un tiempo para cada actividad bajo el cielo…

Un tiempo para guardar y un tiempo para botar. Eclesiastés 3.

Me gusta hacer de todo un poco, y arreglos en casa que muchas mujeres considerarían como para que los haga un hombre, pero eso no me detiene,  me animo a hacerlos también. Hoy quise cambiarle el aspa a un ventilador de mi hija. 

El ventilador se cayó hace unos días, una de las alas se partió un poquito, así que me las arreglé y limé las otras dos alas para que quedaran iguales y sirviera. Lo logré pero quedó con un ruido fuerte y fastidioso.  Hoy compré una nueva aspa, tenía que quitar la que yo había arreglado, pero estaba atascada, hice todo lo posible para sacarla sin dañarla pero no pude, tuve que ponerle calor y dañar el aspa vieja.  Luego fácilmente salió y puse la nueva. Qué bien sonaba.  

Y qué importa si se dañó la vieja, sería que en el fondo de mí quería tenerla de reserva.  A veces en la vida somos así, Dios nos provee cosas buenas, mejores que las que teníamos pero nos aferramos a las viejas. No queremos salir de ellas aunque medio sirven, las dejamos por allí dando vueltas por la casa cuando llegan las nuevas.  ¿Para qué? Decimos: - por si algún día las necesitamos -. Tal vez luego de años, o tal vez nunca las necesitaremos, solo las ne.cesita nuestra mente. 

¿Qué me dices de esos hábitos que no son buenos pero que no queremos dejar? Si solo están allí llenando un tiempo, ¿para qué los tenemos? Dejemos que los buenos hábitos productivos tomen lugar pero necesitan el espacio de los viejos, hasta que no los dejemos no vendrán los nuevos a ser parte de nosotros. 

Por Mery Bracho.

Desechemos lo malo, demos lugar a lo bueno. Reflexiones cortas de la vida, botar lo que no sirve.
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.