Reflexión corta ¿Qué hago con esto prohibido que siento?, qué hago con éstas fuertes tentaciones, caer en tentación, reflexiones cristianas cortas. Mantenerse puro.

A todos nos ha pasado, sentir esa tentación de lo prohibido, de sentirse amado, o amada por alguien que nosotros sabemos no es para nosotros.

En el jardín del  “Edén Dios plantó 2 árboles, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Todos los árboles del jardín eran hermosos, con frutos deliciosos en ellos, el único árbol del cual no podían comer era el árbol del conocimiento del bien y del mal.  

Adán y Eva tenían frutos suficientes para vivir felices por siempre, Dios solo les limitó en cuanto a 1 árbol de los muchos que había. Y ellos, no respetaron ese límite, comiendo del árbol prohibido.


Cada uno de nosotros tiene muchas cosas de las cuales puede disfrutar libremente, porque Dios quiere que nosotros seamos felices.  Sin embargo, parte de esa felicidad es respetar los límites que haya. Si eres casado, respetar el límite con otras parejas, si eres soltero, evitar tener enredos con gente casada, o no pasar a lo que no es correcto hacer en otros casos.

Las tentaciones para hacer lo prohibido vendrán y si no somos firmes, caeremos de largo a largo para luego lamentarnos, aunque tal vez sea placentero, dulce como la miel en un principio, el proverbio dice que estar con alguien prohibido como por ejemplo una mujer u hombre promiscuo tendrá un final amargo como el veneno.

Cuando vivimos dentro de los límites tenemos libertad con responsabilidad, cuando pasamos los límites, vienen las consecuencias negativas por no ser prudente.  En el caso de Adán y Eva, Dios los siguió amando, pero los sacó de ese hermoso jardín, ahora les costaría más obtener los frutos, y llevar la vida.  

Si estás a punto de comer de esa fruta prohibida analiza cuánto perderás y cuánto ganarás, quiénes sufrirán y si eso es lo que quieres. Luego, da un paso atrás y busca tu felicidad dentro de lo que es correcto o decide seguir adelante con lo prohibido y sufrir tarde o temprano las consecuencias.  Por Mery Bracho

Pues los labios de una mujer inmoral son tan dulces como la miel
y su boca es más suave que Así que ahora, hijos míos, escúchenme.

 Nunca se aparten de lo que les voy a decir: ¡Aléjate de ella!
 ¡No te acerques a la puerta de su casa! Si lo haces perderás el honor,
 y perderás todo lo que has logrado a manos de gente que no tiene compasión. Gente extraña consumirá tus riquezas,    y otro disfrutará del fruto de tu trabajo.el aceite… Proverbios 5.

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.