Una vez más compruebo lo que dice una parte de la Biblia: “Pues el ángel del Señor es un guardián; rodea y defiende a todos los que le temen.”

Hoy iba caminando "sola" hacia el templo, al llegar el vigilante del Edificio donde está el templo me dijo: <<Te iban a robar, te salvaste.>>
Le dije: No entiendo, ¿Quien me iba a robar?

Él me dijo que me había estado observando desde que venía y notó que 2 jóvenes en una motocicleta que hacía solo una hora habían intentado robar a una joven (pero ella corrió y se refugió en el edificio), me pasaron cerca, me vieron y se regresaron hacia mí, venían ... y por alguna razón que el vigilante no se explica, se fueron.

Yo sí sé la razón, ¡Dios me protegió! Ni cuenta me dí en ese momento, pero Dios me guardó. El ángel del Señor está a nuestro alrededor... en realidad no venía yo "sola", venía también el ángel de Dios. ¡Gracias a Dios!

El Salmo sigue diciendo: “Prueben y vean que el Señor es bueno; ¡qué alegría para los que se refugian en él!”. Que alegría da que tú también te puedas refugiar en él, no sólo por protección física sino por protección de tu mente, de tus sentimientos, de tu corazón.  

Dios actúa de tal forma que nos asombra y nos levanta. Podemos descansar todo nuestro ser porque en su protección y cuidado hay descanso integral.   Por mery Bracho

Salmo 34:7-8
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.