¿Cuándo fue la última vez que dijiste: “Yo no sirvo para eso”?
Tal vez fue porque en primaria te costó dibujar o llevar el ritmo, o porque alguien te pidió hacer algo y no tuviste éxito una vez.

Hace unos años tuve un Kawai, el mejor teclado para la época, solo había un detalle, "Yo no sabía usar todas sus funciones", nunca lo aprendí a usar bien. tenía tantas cosas para programar y crear, pero yo solo tocaba las teclas como cualquier piano con algunos efectos.


Te comento esto porque tal vez tienes una mente extraordinaria, puedes desarrollar capacidades, tal vez hasta de músico, pero si nunca lo intentas seguirás tocando la música de tu vida pero sin descubrir todo el potencial.

No quiere decir que no sirvas para dibujante o técnico, músico, o electricista, u otro oficio o talento, solo que no has descubierto cómo funcionas. Si te dijeron algo negativo cuando estabas pequeño o te lo dijiste a ti mismo, date otra oportunidad. Para esto, hay que experimentar, ser valiente, constante y esforzarse en algo hasta lograrlo. Tal vez no es verdad que NO sirvas para eso!, Inténtalo otra vez. 

Puedes tener lo mejor, solo que para que se escuche mejor tiene que tocar el que ha practicado y el que ejecuta mejor. Mery Bracho
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.