Hoy no salgas sin tu traje o vestido ¿Cuál? el del amor
Una de las cosas que hacemos al levantarnos es cambiarnos de ropa, prepararnos para ir a la calle a conquistar problemas, a atender urgencias, a trabajar, a atender público o empleados, a hacer negocios, a tener reuniones, a limpiar, a atender a los niños, a tomar decisiones y a encontrarnos con diferentes cosas que ni estaban en nuestra agenda.

Plancha tu traje del amor antes de ponértelo:
¿Cómo lo haces?  Habla con Dios y pídele que te perdone por cualquier falta que hayas cometido, que estás arrepentido y confías en que por su amor tendrás una nueva oportunidad para ser feliz, para compartir y mostrar tu amor.  Quita las arrugas de la amargura, el rencor, los celos, la contienda, los malos pensamientos y el orgullo. Dile a Dios que te dé un corazón conforme a su voluntad.

Ponte el traje del amor, no salgas de tu habitación sin él. Esparce tu amor primeramente a los que te rodean en casa, el amor es una decisión por eso decides o no ponértelo y dejártelo el día entero.  

Ponte el cinturón de la verdad:
Cuando nuestras palabras son sinceras hay verdad en ellas, con esa verdad podemos alcanzar el corazón de los demás si lo hacemos en amor y con suavidad.

Ponte los zapatos de la paz:
A donde vayas, lleva tu paz, lo demostrarás a través de las actitudes, las palabras, las acciones, a través de tu silencio o de tu calma al hablar. Lo dirás con tu mirada y con tu compañía. Lo llevarás cuando te llenas de Promesas cristianas para permanecer pensando en ellas.

Ponte una cadena de sabiduría:
Un accesorio que es muy importante porque adornará tu vida en amor, la sabiduría.  Te dirá cómo amar de la forma más adecuada.  Te evitará problemas, hará que seas prudente y Dios guiará tus pasos.
Por Mery Bracho
---------
Reflexión cristiana sobre dar amor a los demás, ponte el vestido, traje, vestimenta del amor.
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.