El desánimo enferma, la alegría sana. La alegría es como una buena medicina, pero el desánimo es como una enfermedad. Proverbios 17.22. Cuando te sientes decaído, triste, cuando las cosas no te están saliendo bien hasta sientes que te duele la cabeza, o el estómago, es tan dominante el desánimo que afecta el cuerpo. 

Por otra parte, la ALEGRÍA o el ánimo te puede ayudar a superar las cosas de una mejor manera, hay personas que están tan habituadas a ver todo gris que no encuentras la manera de cambiarles el color. Puede ser que estés pasando momentos donde no ves razones para tener buen ánimo, pero lo cierto es que el buen ánimo pudiera ser parte de la solución, parte de la medicina, y sobre todo el saber que Dios te puede ayudar si se lo pides. Mery Bracho

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.