Dios nos cuida y hace cosas imposibles.

Este año ha sido un tiempo en que he visto la bondad y protección de Dios con mi auto. Venía de visitar un familiar y ya casi llegando a un semáforo, en la entrada de la ciudad con mucho tráfico, al auto le subió tanto la temperatura que tuve que detenerlo. 

Abrí la parte de adelante y miré, no se “nada” de mecánica ni electricidad solo sabía que el ventilador no estaba funcionando.  Traté de buscar ayuda con una persona que estaba allí, ella no podía venir pero me dijo que conectara unos cables. 

Regresé al auto e hice lo que me dijo.  De repente, había fuego en una guaya. Alguien que pasó en un auto gritó: Desconecte la batería, señora! Lo hice.  Lo que se me ocurrió fue soplar, soplé, soplé y soplé ese pequeño fuego, mientras pedía ayuda a los autos que pasaban. Era de noche, era una locura soplar porque más bien aviva las llamas.  

Milagrosamente el fuego se apagó. Todo fue tan rápido. Las niñas estaban dentro del auto y me gritaron: - ¡Mamá, se está incendiando el auto por dentro! -  Ellas salieron y trataron de sacar algunas cosas, yo corrí allá y tomé la alfombra, con todas mis fuerzas, que aún me quedaban agité la alfombra, en mi mente, rogaba a Dios que se apagara el fuego y Dios lo hizo, se apagó.

Yo andaba con una amiga, y ella quedó ASOMBRADA de cómo se apagó el fuego.  Cuando ya no había más fuego, volví adelante, y se detuvo un auto.  El señor llegó con un extintor de incendios, pero YA DIOS LO HABÍA APAGADO!!!  Él me conectó algunas cosas allí.  Cuando ya se iba me dijo: ¡Salúdame a tu hermano!-.  Yo no conocía a este señor pero él sí me conocía, sabía que yo tenía un hermano y su nombre. Le agradecí, el auto funcionó y llegamos a casa, poco a poco, pero sin contratiempos. Ya en casa, unos amigos pasaron por mí, fui a la iglesia y di gracias a Dios.

Dios envió a ese ángel a auxiliarme, en mi ciudad de más de un millón de personas, envió ese señor  que conocía a mi hermano.  Le doy gracias a Dios por protegernos, por proteger mi auto también y por preparar ese ángel en mi camino. 

¿Tienes alguna duda de que Dios existe y hace cosas imposibles? Yo no, cada día veo sus bondades, sus maravillas, sus obras. Esto pasó hace unos 4 meses y te lo cuento porque tal vez tú necesitas confiar más en Dios. Por Mery Bracho

Dios nos cuida y hace cosas imposibles. Reflexiones cortas, historias de la vida real. Anécdotas, Dios nos protege. El ángel del Señor nos defiende. Pensamientos, reflexiones cristianas.

Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Publicaciones del Blog

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.