mensaje cristiano cree en Dios, ten fe nada imposible para Dios

Una vez más he comprobado que para Dios no hay nada imposible.  
Lo que requirió de mí fue constancia en creer que Él podía solucionar mi problema y paciencia, mucha paciencia.

Todo el año 2013 estuve esperando solucionar una gran dificultad que tenía, no veía luz, no veía salida, intenté por varios caminos pero se cerraban las puertas.  Luego de año y  medio, finalmente puedo decir que la puerta se abrió, Dios es maravilloso.  

Puedes confiar en Dios. Tal vez no responda cuando tú quieres, pero en todo ese tiempo Él te sostendrá con su amor y bondad, será tu consuelo y el que te fortalezca.  Puedo decirlo porque me ha ocurrido y me siento feliz de poder experimentar este milagro hoy.

A veces confiamos en personas para solucionar nuestros problemas y cuando nos damos cuenta, nos fallan, no se ponen en nuestros zapatos, no sienten nuestra necesidad.  Por eso, nunca debemos quitar los ojos de Jesús, siempre hay que confiar en Él, como dice la Biblia, “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”.  

No es en nuestras fuerzas que se hará el milagro, es en la  grandiosa fuerza de Dios, en su gracia y en su amor. Si Dios pudo solucionar mi problema también lo puede hacer contigo, en la historia vemos cómo hizo que la estéril pariera, que los sordos hablaran, que los paralíticos caminaran, que los enfermos sanaran, que los demonios salieran y que las vidas fueran salvas del pecado y la esclavitud.  Dios puede hacer un milagro en ti. Por Mery Bracho
..............
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.