¿Has leído la historia de Jonás? ¿Sabes que Jonás no quería ir a Nínive a decirle a la gente que se arrepintiera de su maldad, que serían destruidos en 40 días por Dios?
En este momento puedes estar atravesando una situación que no parece tener salida, una enfermedad que no sabes cómo conseguir el dinero para curarte o para pagar la operación, quiero animarte a confiar en Dios, quien todo lo puede hacer. Dios es también tu sanador por excelencia.

Cuando contaba con sólo 2 años de edad tenía que viajar con mis padres a otra ciudad para que me operaran de una cardiopatía. Ellos no tenían dinero para pagar hotel así que confiaban en Dios que de alguna manera podrían costear los gastos de viaje y hospedaje, la operación era gratis en un hospital público pero debían permanecer por 2 semanas en la ciudad.

Cuando tenemos un conflicto y en lugar de calmarnos y bajar el tono explotamos,  actuamos como mi pequeña que cuando tenía unos 5 años se le ocurrió prender un fuego con un encendedor, lo acercó a un sofá y éste se empezó a quemar.
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.