¿Has leído la historia de Jonás? ¿Sabes que Jonás no quería ir a Nínive a decirle a la gente que se arrepintiera de su maldad, que serían destruidos en 40 días por Dios?

Jonás creía que esa gente merecía morir por lo malos que eran. Por eso se fue a otra parte, hubo una tempestad, lo tiraron al mar, lo tragó un gran pez y no lo mató, luego lo echó a tierra todo baboso para que obedeciera.   No dice qué era eso tan malo que hacían pero lo importante fue que Dios los perdonó porque se arrepintieron y reconocieron sus errores.

No importa lo que hayas hecho,  si te arrepientes, Dios te perdona y te da otra oportunidad de vivir y hacer las cosas bien. Hasta a Jonás le dio otra oportunidad de hacer las cosas y obedecer.

Por Mery Bracho

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo