A veces quisiera que todo lo que digo sea hecho en el momento, luego me acuerdo que Dios puede tener mejores planes para mí, y se me pasa.



La paciencia es parte del fruto del Espíritu de Dios, es una virtud que todos necesitamos, cuando queremos algo y oramos al respecto.
Dios puede decirte a través de las circunstancias:
SI TE CONCEDERÉ LO QUE PIDES. Sentimos alegría y nuestra felicidad la desbordamos por todos lados.  Sentimos que Dios nos ama mucho y estamos agradecidos.

Pero Dios también puede decirte a través de lo que vives:
NO TE CONCEDERÉ LO QUE PIDES. Esto no es muy bien recibido la mayoría de las veces, pero Dios que es nuestro Padre amoroso y bueno, sabe que aunque tal vez lo que pedimos sea bueno, nos dará algo mejor o no nos concederá algo que tal vez nos hará daño más adelante.  Así que cuando se te cierre una puerta, ora a Dios para que te muestre el camino mejor que tiene preparado para ti.

Dios puede decirte: ESPERA.  La paciencia será tu mejor compañera en este tiempo, se pondrá a prueba tu fe, tu constancia y en su tiempo perfecto tendrás lo que deseas. Bien sea un esposo, algo material o un nuevo empleo, siempre pon todos tus deseos en las manos de Dios,  y de acuerdo a su perfecta voluntad se realizarán. Por Mery Bracho
Gracias por visitar y No copiar. Protegido por DMCA . Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Cargando...

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo

Saludo de Mery Bracho

Cada día escribimos nuestra historia con nuestras acciones, reflexionamos, aprendemos o volvemos a cometer los mismos errores. Estas reflexiones tratan sobre esos momentos en que Dios nos enseña en las pruebas, son para animarte a seguir adelante. Tu nueva amiga, Mery Bracho.