Cómo ahorrar nuestras Palabras. Reflexión acerca de las palabras. No es bueno hablar mucho, hablemos poco, menos. Imágenes con versículos bíblicos.
Cómo ahorrar nuestras Palabras
Ahorrar es un término usado en economía sin embargo hoy lo usaremos para referirnos a la cantidad de palabras que decimos, este ahorro está directamente relacionado con nuestros pensamientos, en lugar de gastar muchas palabras, las ahorraremos, no diremos todo lo que pudiéramos decir.

La persona prudente antes de hablar pasa sus pensamientos primero por el filtro de lo que dice Dios que pensemos: Todo lo bueno, amable, justo, puro, verdadero, de buen nombre, si tiene virtud o es digno de alabanza.
Cuando analizamos primero nuestros pensamientos nos refrenaremos de decir algunas cosas que tal vez sean ciertas pero quizás no es el mejor momento para decirlas, o el lugar, o no es la persona adecuada para escuchar eso que queremos decir.

Antes de Hablar, reflexiona: ¿Es bueno lo que estoy a punto de decir?
¿Esto que quiero decir va a ayudar a alguien, lo va a destruir o será hiriente?

“El que es entendido refrena sus palabras, el que es prudente controla sus impulsos” .(*)
Por Mery Bracho.

(*) Proverbios 17:27 El que es entendido ahorra sus palabras.

Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo