Empieza un nuevo día con su luz y bendición.  Para aprovechar todas las cosas buenas que Dios tiene preparadas vamos a reflexionar sobre esta declaración que se puede decir a diario. 



Una Buena Reflexión Cristiana para este nuevo Día.



Cada día necesito enfocarme en crecer en sabiduría y en estatura teniendo la bendición de Dios y de la gente.

Cada día necesito tomar tiempo para adquirir sabiduría, para aprender más de Dios a través de la Biblia y relacionarme con Él, necesito aprender de otros a través de los recursos disponibles, audios, experiencias, libros y aprender de mis propias lecciones.

Cada día necesito crecer en estatura, tal vez ya no voy a crecer más en tamaño pero si debo cuidar mi cuerpo, atender mis síntomas e ir al médico, comer saludable, tomarme un descanso semanal y dormir lo suficiente diariamente.

Cada día puedo relacionarme con otros positivamente, con la intención de dar bendición a sus vidas e influir a través de mi forma de vivir.

Seamos como Jesús que de niño crecía en sabiduría, estatura y favor para con Dios y la gente. Que tengas un buen día, saludable y lleno de sabiduría. (Basado Lucas 2.52. Biblia) Mery Bracho


Versículos Bíblicos para la reflexión cristiana de un buen día


Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en el favor de Dios y de toda la gente. Lucas 2.52 (NTV)

 Dios bendiga tu día con un buen crecimiento en sabiduría, en cuidado de ti mismo y siendo de bendición para otros.  Feliz y bendecido día.

»Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15.5 (NTV)

Cuando nos alimentamos de nuestra relación con Jesús podemos tener mucho fruto que se refleja en nuestras relaciones con otros a diario. 

Que hoy tengas un día fructífero, que cuando otros tengan un beneficio que venga de ti puedan ver reflejado en cada acción tu amor por Dios. 


Vamos a vivir la vida sin miedo, esto lo logramos cuando confiamos en Dios completamente.  

Si no damos el paso de poner nuestra dependencia en Dios nos costará llevar un buen día, siempre estaremos luchando por tener el control y el miedo nos llenará de preocupaciones innecesarias.  

La ansiedad tomará lugar y nos quitará ese gozo diario que necesitamos para ser felices cada día.  Jesús es nuestra paz.  A él le entregamos toda carga porque nos libera de ese peso que no nos deja ser productivos, alegres y bendecidos.  

La presión de la carga nos puede detener en el camino por eso es tan importante soltar toda atadura y ponerla delante de Jesús, decirle que no podemos más y que queremos un día en victoria.  

Esto no significa que evitarás hacer tus responsabilidades mañana, tarde y noche, solo que tus pensamientos y decisiones estarán enfocadas en agradar a Jesús y en buscar su voluntad.  

Hoy es un buen día, un nuevo día, no lo hagamos viejo con el pasado, no lo enmarquemos en perspectivas de ayer, no vivamos de recuerdos sino de lo que Dios tiene preparado para nosotros. Que tengas un excelente día. 
Mery Bracho.


Suscríbete con tu correo/ Da clic al enlace que recibirás en tu correo